Escrito en May 13, 2020 en Noticias, Proyectos, Socios

Jardines Menéndez Pelayo (Barcelona)
Diseño de Iluminación: Anoche
Arquitectura | Paisajismo: MC Smart Duty
Ejecución: 2020
Fotografías: Álvaro Valdecantos
Texto: Anoche

Desde hace unos años existe un programa en la ciudad de Barcelona que apuesta por la renovación y revitalización de los espacios naturales en las urbes.

En este contexto, se prevé un espacio para un parquin subterráneo, capaz de aportar no solo funcionalidad sino de generar valor a un entorno previsto de mucha actividad. Así pues, los arquitectos MC Smart Duty trabajaron en una propuesta vegetal que cumplía con dos objetivos básicos, aportar un nuevo paisaje verde a la ciudad y a su vez ayudar a resolver una conexión de interniveles que no existía en el barrio, conectando vegetación con personas.

La idea lumínica del proyecto acompaña esta idea de transformación del territorio urbano. Enfocarse en el nuevo espacio vegetal, dando importancia al plano vertical, asegurando los niveles lumínicos precisos, para que los vecinos se sintieran seguros, y a su vez que el espacio tuviera suficiente textura y volumen para no perder su atractivo. La solución propone, como primera línea de iluminación, la concentración de todo el conjunto de elementos arquitectónicos y urbanos en forma de poste en los recorridos peatonales, dotando así a la instalación de los niveles regulatorios necesarios, a la vez que, se facilita el mantenimiento por a los equipos del ayuntamiento. Por otra parte, en segunda línea de iluminación, más visual y decorativa, desde una estrategia clara, se busca texturizar y asegurar que no hay espacios oscuros a lo largo de todo el perímetro exterior.

Estas dos líneas de iluminación combinadas usan la misma temperatura de color (3000k) y la misma reproducción cromática (CRI90), y tienen como objetivo hacer que el parque tenga una lectura muy natural para el usuario.

A su vez, se propuso el uso de la telegestión punto a punto para tener control total de los niveles en cada franja horaria. Esto permite adaptar los niveles de iluminación de cada una de las zonas y tipologías al uso horario del espacio por parte de los vecinos.

En definitiva, se genera un nuevo espacio urbano, que ofrece seguridad, comprensión del entorno, e interés paisajístico a los vecinos del barrio.